NO ERES TU, SOY YO.

Era la respuesta comodín cuando le preguntabas asombrado a tu pareja, porqué decidía de forma unilateral finiquitar vuestra relación. 

A lo largo del día recibimos muchos impactos publicitarios, algunos opinamos que demasiados, entre tantos mensajes unos nos enamoran sacando nuestro lado más “evangélico” y otros en cambio nos irritan provocando el lado oscuro hacia la marca.
En mis redes sociales asisto al acoso de Vodafone y su nueva campaña promocional #LafibraDeLosExpertos con unas imágenes que pretenden ser graciosas mostrando una circunstancia por la que todos alguna vez hemos pasado, el intentar ver algún contenido en Internet y soportar una tediosa, lenta y mala conexión… Esto que siempre es debido a nuestro suministrador de conexión a la red, ahora los de Vodafone cual conejo de la chistera le da una vuelta de tuerca y te dice a la cara que la culpa de tener una conexión de mierda es solo tuya… CIERTO!! cambia de operador. ¿Y si tu conexión deficiente es de esta compañía?
En este país las compañías de telecomunicación están haciendo permanentemente el agosto, los que tenemos la oportunidad de viajar por Europa somos conscientes que pagamos los servicios mas caros y los mas malos. Que tengan la desfachatez en su comunicación de decirme en la cara que además de darme un servicio caro y malo la culpa es mía, tiene bemoles.
Esta profesión hace mucho que perdió las mentes más creativas y ahora además no tiene buenos planificadores (salvo honrosas excepciones).
Existe un orden natural en la comunicación publicitaria; primero analiza, después planifica, crea, difunde y vuelta a empezar.